Información generalNacionales

«Quiero ser la vocera de Javier Milei»

Lilia Lemoine quiere ser vocera de Javier Milei, si el libertario ganara las elecciones. Candidata a diputada por la provincia de Buenos Aires en 9º lugar, la joven influencer le dijo que ella misma se ofreció para el cargo ante el economista y está convencida que él la considerará para esa tarea.

«Quiero ser tu vocera», le manifestó a Milei, quien habría reaccionado con reticencia ante el inesperado planteo pero recalculó enseguida. Lemoine recordó que se puso «colorada» y que, entonces, su jefe político aceptó que lo evaluaría en su momento. «No, no, pará, no llores», contestó Milei según narró la futura legisladora a este medio, y ella le contestó: «Si no ganás, soy diputada pero, si ganás, soy vocera presidencial».

A su entender, la resolución no sólo dependería del saldo que arroje el escrutinio sino también de la postulación o no de otras personas para ese puesto. Bajo el respaldo que le da haber sido quien le regaló a Milei el canal de Youtube para su cumpleaños Nº 50, precisó que «el que quiera puede mandar su currículum y él decide pero voy a ser yo».

Incluso, ejerce el rol casi de oficio. Acerca de la polémica por las declaraciones de Lali Espósito y la frase que le dedicó después el candidato más votado en las PASO ante las preguntas del periodismo, alegó que no mintió. «Javier no tenía tele hasta hace poco», confesó, y lo caracterizó como «una persona simple con un coeficiente intelectual 100 puntos por encima del promedio». «Él es así, escucha ópera y los Rolling Stones», sostuvo para validar que de veras no sabía quién era la cantante que anima multitudes y llena estadios.

Consultada respecto de los proyectos que defendería en el recinto, Lemoine respondió que La Libertad Avanza (LLA) funcionará «como un bloque», llevando «los proyectos de Javier». No obstante, se definió a sí misma como «una revisionista», y agregó: «yo derogaría todas las leyes que van contra las libertades».

Lemoine tiene 42 años y, si se le pregunta cuándo se despertó su interés por la política, evoca la crisis del 2001 y el momento en que los bancos se quedaron con los ahorros de los argentinos. «Con el corralón, me quitaron el dinero que me había dejado mi papá para mantenerme mientras estudiaba», ilustra antes de admitir que ahí empezó «a sentir odio por los políticos».

Asesora de imagen de Milei, hace más de un año, se ríe de quienes la menosprecian por ser cosplayer. «Que entren por la imagen y se queden por las ideas», argumenta.

A propósito de las ideas, reclama precisión a la prensa porque, según advierte, LLA no está en contra de la educación pública ni la salud pública. Idéntico rigor solicita para la discusión sobre la dolarización, concepto que diluye bajo la noción de «libertad de monedas».

En ese punto, decide terminar la conversación porque tiene que conceder una entrevista en TV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba