EconomiaNacionales

Por la sequía, sólo en trigo se perderán más de US$1.500 millones de exportaciones 

Con 140 millones de hectáreas de campos y más de 12 millones de cabezas de ganado afectadas, el Gobierno declarará la Emergencia Agropecuaria en varias zonas y analiza medidas de asistencia.

Mientras las entidades rurales reclaman apoyo, la falta de lluvias complica la siembra de los demás cultivos de verano. Las estimaciones confirman hasta un 35% de caída en la producción de trigo en esta campaña con relación a la anterior. El fenómeno climático de La Niña está en su tercer año consecutivo, continúa dominando la región casi sin precipitaciones y las reservas hídricas en los suelos productivos son escasas o nulas.

Por eso la siembra de maíz se mantiene lenta con casi un millón de hectáreas trabajadas sobre las 8 proyectadas y la de soja, que superaría las 17 millones de hectáreas, enfrenta un escenario crítico al que se suma una retracción de precios a futuro.

Las bajas precipitaciones en la región núcleo proyectan que la zafra del cereal sería inferior a las 15 millones de toneladas y eso representaría una caída superior a los US$1.525 millones en exportaciones con relación a la campaña pasada, sin contar la merma de divisas por el recorte al cupo exportable.

Es bueno recordar que la campaña 2021/22 fue el récord en una década, con un millón más de hectáreas sembradas y un rinde promedio de 30 quintales por hectárea, se llegó a 23 millones de toneladas recolectadas, lo que permitió exportar 14,5 millones de toneladas por US$4.600 millones. 

La Niña ya estaba instalada pero sus efectos negativos se acumulan. Y esta menor cosecha de trigo, además con una menor oferta para exportar, no sólo complica el negocio de los productores, también las expectativas del Gobierno que esperaba contar con esas divisas para cerrar este año y arrancar con más reservas el 2023.

La peor campaña triguera en 7 años 

Aún si no baja de las 15 millones de toneladas, la actual producción triguera sería la más baja desde la campaña 2015/16 (11,4 millones de toneladas), según la Bolsa de Comercio de Rosario.

Los rindes y estimaciones de producción de trigo a la baja de la entidad bursátil lo vienen confirmando en los últimos relevamientos. Sobre un área sembrada de 5,9 millones de hectáreas, el rinde promedio fue de 27,2 quintales por hectárea, marca el informe de la semana última.

Las proyecciones preliminares marcaban 19 millones de toneladas del cereal para esta campaña y la realidad demuestra que apenas se rozarían las 15 millones de toneladas, lo que obligó hace quince días al ministro de Agricultura a reducir el cupo exportable de este ciclo en 2 millones de toneladas.

En la zona núcleo triguera hay lotes con pérdidas totales y por eso aumenta la preocupación y se multiplican los reclamos desde las entidades gremiales del campo. No se habla de paros ni movilizaciones pero se piden soluciones urgentes.

En un comunicado, la Federación Agraria Argentina puso en consideración la fragilidad de los pequeños y medianos agricultores a raíz de las inclemencias del tiempo y sus efectos en la producción.

“Los productores de gran parte del país hacemos malabares en soledad para hacer frente a una gravísima sequía, que castiga por igual a la Pampa Húmeda como a las economías regionales, así como otros se enfrentan a las consecuencias de heladas o granizos», detalló.

Las entidades del campo piden soluciones 

Por el lado de las coberturas, desde la entidad agraria recuerdan que permanece un Fondo de Emergencia devaluado, con un monto irrisorio que ronda los $500 millones y que no alcanza para dar respuesta a las necesidades de todos los afectados. 

Además sostienen que no se avanza con el abordaje de una política integral y profunda capaz de hacer frente a tantas inclemencias, que son cada vez más profundas y reiteradas, no se debate un seguro multirriesgo ni se proponen abordajes específicos para tanto daño.

En línea con lo expuesto la semana pasada por la Sociedad Rural, ambas entidades plantean que se dejen de cobrar anticipos de Ganancias a los productores que no se sabe si tendrán, pero que hoy están sufriendo los efectos de la sequía en sus campos.

El ministro de Economía Sergio Massa tuvo que cambiar sus previsiones para los próximos meses por la caída en la entrada de divisas que esperaba, sin embargo tiene que minimizar los daños y apuntalar a los mayores proveedores de dólares de las arcas públicas.

Por eso esta semana se sucederán reuniones del gabinete económico nacional con diversos referentes del sector, para poner en marcha medidas tendientes a asistir a aquellos productores más afectados y garantizarse que el campo sigue invirtiendo.

Además se declarará la emergencia agropecuaria por sequía en varios puntos de la región núcleo, lo que se traduciría en créditos blandos, subsidios, condonación de deudas, entre otros alivios económicos.

Sequía extrema en la zona núcleo  

El problema con el trigo es que se debe asegurar la provisión al mercado interno antes de exportar, y como las ventas al exterior ya están con su cupo disminuido (2 millones de toneladas menos que las 10 millones iniciales), la posible falta de cereal en el ámbito local podría provocar subas de la harina, el pan y obligar al Gobierno a intervenir más en este mercado. 

Más allá del trigo, la falta de precipitaciones también complica los planteos de siembra temprana de la gruesa, y relativiza las expectativas con la implantación de la soja.

La superficie afectada por la falta de agua prolongada abarca unas 140 millones de hectáreas y está caracterizada como extrema en 52 departamentos del centro del país, según la Mesa Nacional de Monitoreo de Sequías, que lidera la Secretaría de Agricultura.

Esta condición no sólo influye en los cultivos sino además en las actividades pecuarias extensivas. Se estiman unas 12,5 millones de cabezas de ganado bovino afectadas por la sequía.

La ganadería también padece el estrés hídrico 

Un cultivo arruinado provoca pérdidas que se pueden compensar al año siguiente, pero la baja ganancia de peso del ganado por falta de pasturas alarga los ciclos de engorde y aumenta los costos.

O el envío a faena adelantado, con lo que disminuye el precio de venta y complica la ecuación económica de los rodeos. Aún con bajos precios, la salida de animales de los campos ya es un hecho y la gran oferta de vacas lo demuestra.  

Hasta septiembre se faenaron más de 1,9 millones en todo el país, lo que implica una retracción en la inversión incremental, disminución de los rodeos y en consecuencia una menor oferta de carne a futuro.

Como también viene ocurriendo, la mortandad de animales por los incendios en los campos implica daños irreparables y según la magnitud situaciones ruinosas.

Por Patricio Ballesteros Ledesma 

omentarios

  1. But a smiling visitor here to share the love (:, btw outstanding layout. «The price one pays for pursuing a profession, or calling, is an intimate knowledge of its ugly side.» by James Arthur Baldwin.

  2. Aw, this was a very nice post. In thought I would like to put in writing like this moreover – taking time and precise effort to make an excellent article… however what can I say… I procrastinate alot and certainly not seem to get one thing done.

  3. Hey! I know this is kinda off topic nevertheless I’d figured I’d ask. Would you be interested in trading links or maybe guest authoring a blog post or vice-versa? My site covers a lot of the same topics as yours and I believe we could greatly benefit from each other. If you’re interested feel free to shoot me an email. I look forward to hearing from you! Awesome blog by the way!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba