LocalesNotas de Radio

Cuáles son las recomendaciones de profesionales tras el fallecimiento por muerte súbita de jugadores de fútbol en el país

Son al menos tres los casos por muerte súbita en jugadores de fútbol que desataron la alarma por los cuidados preventivos de salud cardiológica en el país. Gabriel Liendro, del Club Deportivo Villa San Antonio de Salta, durante los últimos días de noviembre; Gerardo «Pulga» Vázquez, jugador del equipo Sporting en Río Negro; y Andrés Balanta del Club Atlético Tucumán. Todos jóvenes prometedores y de alto rendimiento deportivo.

Al respecto, la Sociedad Argentina de Cardiología emitió un comunicado subrayando la importancia de resguardar la salud cardiológica en todos los ámbitos laborales y públicos. “La Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) quiere remarcar la importancia de capacitarse en maniobras de resucitación cardiopulmonar y de la utilización del desfibrilador automático, como medidas que incrementan las chances de sobrevida de la persona que atraviesa una muerte súbita”, destaca el texto.

El Dr. Mario Fitz Maurice, director del Consejo de Arritmias de la SAC, en contacto con Café Prensa, brindó más detalles al respecto. “El episodio se puede titular como una muerte súbita, porque es la muerte de una persona en aparente estado de salud, en forma inesperada y repentina. A eso, nosotros los cardiólogos, lo definimos como muerte súbita”, explicó. Además, añadió que eso no ocurre en forma esporádica en Argentina, “hay aproximadamente 40 mil muertes súbitas por año, es decir una muerte súbita cada 25 minutos. Entonces esto, que llama tanto la atención, es algo ocurre 40 mil veces por año en nuestro país”.

A raíz de los hechos acontecidos, explicó la importancia de tomar conciencia y formarse, uno siendo parte de la sociedad, para poder salvaguardar a las personas de nuestro alrededor. “Si comprendemos que a esa víctima de muerte súbita uno puede reanimarla utilizando un desfibrilador y realizando las compresiones cardíacas, le da un 80% de posibilidades de llegar con vida a un hospital. Pero para que eso suceda, tiene que haber gente entrenada alrededor. Entrenada mínimamente, porque no se necesitan hacer un curso en una facultad de dos años, es una cosa muy sencilla hacer las compresiones cardíacas y utilizar un desfibrilador”, resaltó.

Sin embargo, hay otras cuestiones a tener en cuenta y es la disponibilidad de las herramientas necesarias. “Para eso los desfibriladores tienen que estar en la cantidad necesaria, tienen que estar señalizados para que uno lo pueda encontrar rápidamente. ¿Por qué digo rápidamente? Porque uno pierde el 10% de probabilidades de llegar con vida al hospital por cada minuto. Lo que tratamos de comunicar desde las distintas sociedades médicas, es que tenemos entre 3 a 5 minutos para realizar estas maniobras porque a partir del quinto minuto empieza a haber dañado cerebral irreversible y a nosotros nos interesa que no solamente esa víctima llegue con vida al hospital, sino que después se vaya de alta con un estado neurológico exactamente al previo antes del evento”.

¿Por qué hace hincapié en que la sociedad debería estar capacitada para actuar en episodios cardíacos? Porque el tiempo es crucial. “Esto lo tenemos que hacer rápido y ninguna ambulancia llega en menos de cinco minutos. Ninguna ambulancia del mundo, el servicio de ambulancia más rápido está en Dinamarca y en promedio tarda 13 minutos”, explicó. “Trece minutos es una eternidad para una muerte súbita, porque solamente tenemos entre 3 y 5 para responder. Obviamente si respondemos dentro del primer minuto, vamos a tener el 90% de probabilidades de que esa persona salga viva y llegue al hospital con vida, pero normalmente se tardan entre 2 o 3 minutos y eso le da un 80% de probabilidades, lo cual es realmente mucho”.

Ley de prevención de muerte súbita en Argentina

En nuestro país, está vigente la Ley 27.159 con el objetivo de “regular un sistema de prevención integral de eventos por muerte súbita en espacios públicos y privados de acceso públicos y privados de acceso público a fin de reducir la morbimortalidad súbita de origen cardiovascular”. Entre otras, prevé la instalación, la accesibilidad, el mantenimiento, la habilitación y la capacitación en el uso de desfibriladores y maniobras de resucitación cardiorespiratorias. Aunque la sanción se dio en 2015, se reglamentó en junio de este año.

Al respecto, Fitz Maurice destacó la importancia de que un profesional audite los espacios y se determine estratégicamente cómo se implementa en un determinado lugar. “Vos podés cumplir con la ley, si la ley me dice que yo tengo que tener un desfibrilador en el club, pero lo tengo en la otra punta y está bajo llave… Cuando pasa algo tengo que correr, buscarlo, encontrar la llave, traerlo y tardo 8 minutos… Entonces listo, ese desfibrilador ya no sirve porque tardaste 8 minutos, entonces hay que auditar los lugares para determinar qué cantidad es necesaria de desfibriladores colocar, dónde deben estar colocados, tiene que haber carteles”, explicó. 

El profesional destacó que sucede 1 muerte cada 1.200 por incendio y existe la cantidad necesaria de matafuegos disponibles para mitigar los incendios. Sin embargo, 1 de cada 5 muertes son debido al corazón y no hay desfibriladores suficientes, cuando en realidad es 200 veces más frecuente morirse del corazón que por un incendio. 

A nivel más cotidiano, el profesional explicó cómo se debería proceder ante la actividad física regular. “Los gimnasios deben pedir aptos físicos, y los aptos físicos tienen que ser realizados por médicos que puedan hacer un análisis físico correcto y que puedan interpretar un electrocardiograma. Y que, a su vez, que puedan darse cuenta si tienen que pedir algún estudio extra”.

Pese a esto, la importancia de poder concientizar sobre episodios de muerte súbita es crucial ya que “muchas veces aun siendo muy estudiado, esto sucede. No tenemos el 100% de efectividad, tenemos el 99% pero para ese 1% que se escapa es que tenemos que tener los lugares cardioprotegidos como corresponde”. Señaló la importancia de contar con la accesibilidad del equipo ya que si “a los 23 años te haces una muerte súbita y a vos te reaniman y utilizan un desfibrilador dentro de los primeros minutos, tenés el 90% de probabilidades de llegar con vida a un hospital. Si eso no sucedió es porque algo malo pasó, es porque el desfibrilador no tenía batería, o porque el desfibrilador estaba a quince minutos y nadie sabía cómo encontrarlo, porque no estaba la llave, o hicieron todo bien y estás en el 10% que no responde”. 

“Lo que tenemos que hacer es lamentar el hecho, consolar a la familia, pero de alguna manera utilizar este hecho de ejemplo para que todos los clubes que están escuchando digan: che, ¿nuestro desfibrilador dónde está? ¿Está bajo llave? ¿Tiene batería? ¿Por qué no ponemos carteles? Hay que poner carteles que indiquen dónde está el desfibrilador así la gente sabe y empieza a entender que ese rayito, que es como el rayo de la tormenta, significa que hay un desfibrilador. Que la palabra DEA quiere decir desfibrilador externo automático, tenemos que empezar a familiarizarnos con esto. ¿Por qué? Porque la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en nuestro país, no estamos hablando de algo que no ocurre nunca, estamos hablando de algo que ocurre cada 15 minutos y estamos mirando para otro lado. Entonces entender que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en nuestro país, hace que nos podamos preparar para este tipo de situaciones”, cerró.

omentarios

  1. Does your site have a contact page? I’m having problems locating it but, I’d like to send you an e-mail.

    I’ve got some recommendations for your blog you might be interested in hearing.
    Either way, great site and I look forward
    to seeing it improve over time.

  2. I am curious to find out what blog platform you are utilizing?

    I’m having some small security problems with my latest blog and I’d like to find something more risk-free.
    Do you have any recommendations?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba